El belén que es el mundo.

La Red Solidaria de Jóvenes de Entreculturas lo formamos un grupo muy variado de alumnos de 3º y 4º de ESO con muchas ganas de hacer cosas, de llegar a los demás, de cambiar el mundo.

Hace unas semanas tuvimos una oportunidad única: David, camerunés, nos contó (y cantó) cómo, tras un viaje de más de dos años, huyendo de los militares, de Borok Haram, del sol en el desierto, de la policía en Marruecos, de los peligros de un mar que no sabía nadar, consiguió cruzar la frontera.

La semana pasada estuvimos en la Parroquia de San Francisco Javier y San Luis Gonzaga donde Severino Lázaro SJ nos presentó una exposición sobre migrantes: “La Navidad de otros pueblos”.

Los siguientes párrafos reflejan lo que recogieron algunos de los presentes estos dos días y querríamos compartirlo con todo el colegio.

“Me impactó mucho la imagen de cuatro niños sentados en una silla; cubiertos de heridas, suciedad y sangre. La mayor no debía de pasar los siete y el pequeño no llegaba los dos años de edad. Uno de ellos, sentado en el medio, miraba la cámara con gesto serio. No parecía la cara de un niño, sino la de una persona mayor, madura. Sus ojos eran profundos y vacíos. Quien dijo que los ojos eran el espejo del alma tenía razón, pues reflejaban un miedo que ya estaba más que aceptado. Cansados, sin una pizca de brillo. Ojos que cuentan un pasado del que no se quiere hablar. Los ojos de alguien que ya lo ha visto todo.”
“El pasado viernes 15 fuimos a Ventilla a una exposición llamada “La Navidad de otros pueblos”. Un jesuita nos hizo una introducción y a continuación nos enseñó un belén muy grande y bonito que habían montado en la parroquia. También nos enseñó la exposición, en esta, podíamos ver muchas fotos acompañadas de textos, nos dijeron que fuésemos viendo esta exposición poco a poco, parándonos a ver las fotos y a relacionarlas con los textos…

La foto que más me impactó fue la de unos niños, a lo mejor hermanos, que estaban sentados en un banco, todos con sus ropas roídas y sus caras ensangrentadas. Me impactó que una niña de unos 10 años, cogía a su hermano de unos meses en brazos mientras él dormía.

También un texto que hablaba de una mujer que había tenido que huir de Siria, embarazada de 8 meses, ya que según decía estaba harta de vivir sola, y de no tener a nadie.

Igual que estas personas hay millones en el mundo. Creo que nosotros, estas Navidades, desde la Red Solidaria, lo mínimo que podemos hacer, como nos dijo David en otra ocasión, es sonreír a la gente con la que nos crucemos que no tengan un hogar, y que tengan que estar pidiendo en la calle. También pedir por ellos y por que sean felices en estas Navidades.”

“Hemos descubierto de parte de David, un camerunés que cruzó la frontera en Ceuta, lo duro que es para la gente que huye de su país llegar a la frontera y aún peor cruzarla porque en el caso de Ceuta y Melilla hay una valla con cuchillos y en el caso de los refugiados en Grecia o Hungría esperan allí sin saber qué ocurrirá.

A mí, personalmente, en la exposición me marcó la imagen de una niña que aparecía tirada entre tiendas de campaña con una sandías abierta y sucia a su lado y se podía ver mucha basura por detrás de ella y su mirada transmitía tristeza y frustración.”

“Como bien dicen los refugiados, no somos emigrantes, porque hemos sido deportados de nuestro país. Impresiona cómo a pesar de ver y escuchar por todo lo que han pasado y siguen pasando, son capaces de sacar una sonrisa y expresar muchas cosas con un solo gesto.
David nos contó que la diferencia entre la gente de Europa y la de su país es que allí dejan su vida en manos De Dios. En cambio aquí, si no tenemos el material necesario no lo haremos. También nos dijo que al ver a la gente mendigando por la calle lo único que tenemos que hacer es sonreírles . Ya que eso lo podemos hacer todos y les alegra el día. Espero que esta Navidad nos demos cuenta de la suerte que tenemos con nuestra familia y aprovecharlo al máximo. Ser conscientes de lo que realmente importa no fijarnos en lo material, y ser feliz con lo que nosotros pensamos que son las cosas más simples y pequeñas.”
“El viernes de la semana pasada fuimos a la parroquia de San Francisco Javier.
Allí nos enseñaron el nacimiento y muchas imágenes.
Todas las imágenes me impactaron mucho y me hicieron darme cuenta de lo afortunada que soy. Especialmente una, en la que aparecía un padre con uno de sus hijos, de no más de 3 años, de la mano. El texto que aparecía al lado nos contaba que era una familia con 8 hijos que habían tenido que irse de su país en busca de una vida mejor, de un mejor día a día. Este texto nos decía que el padre y el hijo eran los únicos que seguían juntos, y que no sabían dónde estaba el resto de su familia, ni si seguían vivos.”
“Me impresiona mucho ver la capacidad de superación y la fe que tiene la gente que necesita irse de su país. Es muy triste ver que en el mundo hay personas que se tienen que marchar porque se sienten obligados, por una guerra de la que ellos no tienen ninguna culpa.
Me he dado cuenta de que no apreciamos lo que tenemos y no somos lo suficientemente agradecidos con Dios por todo lo que nos ha dado.
Ojalá esta Navidad sepamos aprovechar los ratos con nuestra familia, no le demos tanta importancia a lo superficial y podamos prestar nuestro tiempo a la gente que más lo necesita.”

Desde Entreculturas queremos desear a todo el colegio una muy Feliz Navidad, y que podamos disfrutar todos de unos días en familia, mirando al Portal, y celebrando que Dios ha venido. Pero sin olvidar nunca a nadie, a los que tenemos más cerca, ni los que están más lejos.
Ojalá, además de figuritas de este belén que es el mundo, podamos ser también Portal y acoger a todos los que vengan a nosotros.

2017-12-23T10:45:07+00:00

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies