Ganadores del X Torneo de debate Liga Versus Universidad Nebrija

Un día como cualquier otro, por los pasillos de 2º bachillerato, se me presentó la ocasión de participar en un torneo de debate. Fue una sorpresa para mí ya que acabábamos de terminar las competiciones en las que íbamos a concursar este año. Gracias a esto, nos dieron la oportunidad de hacerlo por una última vez. 

Sólo tenía que reunir a mi equipo y ponernos en marcha. Les presenté la idea del torneo con la ilusión con la que la recibí. Todos dijeron rápidamente un rotundo sí. Sabíamos que sería un esfuerzo, dado que estamos terminando el curso y los exámenes finales estaban a la vuelta de la esquina. Sin embargo, decidimos juntos que no podíamos dejar pasar la oportunidad de debatir con nuestro equipo una última vez. 

Teníamos poco tiempo para preparar el debate, pero lo sacamos con las ganas con las que trabajamos. Nos organizamos investigando, construyendo y debatiendo mucho entre nosotros. En poco más de una semana y media teníamos todo preparado para disfrutar el torneo de debate. Ahora solo quedaba hacer frente a los nervios, para los que la única solución que teníamos era reírnos juntos un rato y olvidarnos de todo. 

El primer día llegamos a la universidad, juntos y con muchísimas ganas de disfrutar el torneo. Antes de comenzar estuvimos hablando con varios equipos, conociendo personas de muchas partes de Madrid. Personalmente me parece una de las cosas más enriquecedoras del debate. Estábamos todos los equipos ansiosos por empezar. Por fin nos dieron el nombre de nuestro primer contrincante. Es difícil describir todas las sensaciones que se tienen antes y durante un debate pero podemos decir que, sin ser la mejor intervención, tuvimos una buena actuación. Así fue transcurriendo el día jueves, dos intensos debates que ponían en juego la posibilidad de pasar de ronda. 

El viernes llegaron las noticias. ¡Habíamos pasado a la siguiente fase! Nuestra ilusión y nuestras esperanzas crecían poco a poco. Trabajamos y perfeccionamos nuestras posturas para llegar el sábado y hacer todo lo posible. Fueron cuatro ocasiones. Debate tras debate nos esforzamos al máximo con preguntas, refutaciones, ideas y ataques. Íbamos superándonos y enfrentándonos a las dificultades juntos. Cuando quisimos darnos cuenta habíamos llegado a la final. Se iba haciendo realidad esa ilusión que teníamos y solo faltaba un último esfuerzo. El último debate juntos. La gran final. 

Entramos por equipos, con la presión muy presente pero la motivación y confianza de todo el trabajo que habíamos realizado previamente. En la mesa íbamos pasándonos ideas entre todo el equipo, trabajábamos en conjunto gracias a la sintonía que teníamos tras una larga competición. Era el momento de dar nuestro máximo. Intervención tras intervención, fuimos superando obstáculos y haciendo más sólida nuestra postura. Una vez acabado el debate ya no había más por hacer. Habíamos hecho muy buen trabajo, estábamos orgullosos del equipo y nos íbamos muy contentos, pasase lo que pasase. Finalmente, tras una larga espera, nos comunicaron que habíamos ganado. Lo habíamos conseguido.  

Viendo con perspectiva lo que ha sido el torneo podemos decir que hemos crecido en muchas direcciones. Ha sido una experiencia increíble para practicar nuestra oratoria, para trabajar el pensamiento crítico y para investigar sobre la situación actual de las redes sociales en las elecciones. Pero lo que realmente ha marcado la diferencia del campeonato ha sido nuestro increíble equipo. Mar Fernández-Lasquetti, Juan del Guayo, Lucía Grueso y Diego Hernández. Gracias por haber compartido juntos esta experiencia, ha sido impresionante.  

Ana del Casar Bruzón

Alumna de 2º Bachillerato

Para ver la galería de imágenes, acceda como usuario registrado
2019-03-26T19:11:52+00:00