Primera misa de Carlos Gómez-Vírseda

El pasado domingo 2 de junio, celebró su primera misa en nuestro colegio, el antiguo alumno Carlos Gómez-Vírseda Martinez s.j, hermano de nuestra profesora de infantil Cristina. Arropado por un numeroso grupo de compañeros jesuitas de toda la Provincia, de su familia, amigos y muchas familias habituales de los domingos, la iglesia se llenó de gente para celebrar y dar gracias por el SÍ de Carlos como jesuita.

D.Carlos Osoro ordenó a Carlos y a su compañero Roberto Quirós s.j la tarde del sábado 1 en la parroquia de Ventilla (ver fotos).

En el domingo de la Ascensión, Charlie nos invitó en su primera homilía a recorrer “espacio y tiempo” en una intuitiva reflexión a propósito de las lecturas. ”Bajar a lo más terrenal, junto a los más necesitados y vulnerables, para subir a buscar al Dios que nos ama incondicionalmente y nos quiere como hermanos juntos”.

Toda la comunidad educativa se unió a la alegría de Charlie y agradecimiento al Señor por el don de la vocación recibida. Acompañó la celebración un coro formado por amigos, jesuitas jóvenes, miembros de la comunidad Francisco Javier de la que Charlie fue guía y el coro habitual de los domingos. Los cantos elegidos por él tenían un significado especial en su vida.

La nota más espontánea la puso el numeroso grupo de niños que se incorporaron a la eucaristía en el momento del Padre Nuestro, tras una lectura adaptada del Evangelio fuera de la iglesia. Sorprendieron a Charlie con un regalo para él y con su frescura en el relato, lleno de anécdotas y risas.

Charlie quiso celebrar su primera misa como sacerdote en nuestro colegio, su colegio. Con continuas alusiones a su infancia en el Recuerdo, bajo el manto sagrado de la Virgen. Su relato estuvo lleno de agradecimiento a tanto bien recibido y despertar en la fe, ya de niño soñaba con ser misionero y médico, además de un buen jugador de balonmano.

Toda la comunidad educativa está de enhorabuena y feliz por tener a Charlie ya como sacerdote jesuita. Que el Señor le siga bendiciendo y ojalá que entre nuestros alumnos haya vocaciones generosas y confiadas, que quieran seguir los pasos de Charlie.

Leonor Ariño

2019-06-11T09:04:56+01:00