¡Aquí el CUV!
 
Y qué les vamos a contar del Campamento Urbano. ¡Es que los peques no se lo pueden creer! No paran un minuto. Ni siquiera el granizo del otro día fue capaz de interrumpir su diversión. Aprenden muchas cosas y son felices porque todas las comparten con sus amiguitos. Tiran al arco, juegan con máscaras, se mojan y juegan con el agua, comen riquísimas lentejas, hacen como que escalan el Everest y disfrutan todo el tiempo. Vean las numerosas fotos y se convencerán de que todo esto es verdad.