El 25 de junio partimos del colegio un grupo de 50 alumnos y 6 profesores capitaneados por Ignacio González Sexma SJ rumbo a Vigo donde fuimos acogidos por el colegio Apóstol Santiago. Tras unos minutos de oración con la ayuda del Cuaderno del Peregrino emprendíamos el camino.
La primera jornada fue dura, después de 35 km llegamos a la casa de espiritualidad Raiña da Paz en Pontevedra, cansados, agotados, llenos de ampollas pero también contentos de haber superado la prueba y de sentirnos todos uno. El segundo día salimos hacia Caldas de Reis día especialmente duro por el intenso calor que no nos abandonó hasta Santiago. Tras 23 km llegamos al colegio de la Encarnación en donde estaban celebrando su último día de clases y sorprendentemente aún les quedaban fuerzas a nuestros chicos de bailar y cantar al ritmo de la música.
Dejando atrás Caldas y su río Umia partimos hacia Padrón, ésta fue quizás la etapa menos exigente o quizás ya presentíamos la proximidad del fin de nuestro periplo y eso nos daba energía.
Después de recorrer el paseo del Espolón de Padrón nos topamos con la iglesia De Santiago debajo de cuyo altar mayor se encuentra el pedrón, ara romana de piedra que sirvió para amarrar la barca donde llegaron los restos de Santiago y que dió nombre a ésta localidad. En Padrón dormimos en el convento do Carme, construido a comienzos del siglo XVIII sobre roca viva.
Y, por fin, el 24 de junio salimos de Padrón de madrugada para evitar los estragos del intenso calor hacia la última etapa de nuestro camino: Santiago de Compostela. Es difícil describir los sentimientos que todos vivimos al llegar al parque de la Alameda; unos reían, otros lloraban; los primeros aplaudiendo a los que venían más lentos doloridos y magullados pero felices todos. Allí nos reunimos y fuimos recibidos con mucho cariño por Sergio García Soto Sj, y nuestro Álvaro Lobo SJ, que nos encaminaron hacia la plaza del Obradoiro donde formamos un círculo unidos de la mano dando las gracias a Dios por haber llegado todos bien. A las 19:30 fuimos a la Catedral a la Misa del Peregrino cooficiada por el padre Sexma, otro momento emotivo que daba un perfecto colofón a esta preciosa experiencia espiritual y humana.
Y sobretodo GRACIAS.

Para ver la galería de imágenes, acceda como usuario registrado